Esa imagen transcendente e inmanente al mismo tiempo, esa imagen invisible, pero presente en todos los momentos de nuestra vida, ese nuestro «mejor yo», que acompaña de continuo a nuestro yo real y material, está siempre a nuestro lado, en todo acto nuestro, en todo esfuerzo, en toda obra; e imprime la huella de su ser ideal a todo lo que hacemos y producimos. Esa huella indeleble es el estilo. Y así, en todo acto y en todo producto humano hay, además de las formas o estructuras, determinadas por el nexo objetivo de la finalidad, otras formas o estructuras o modalidades, por decirlo así, libres, que vienen determinadas por las preferencias absolutas residentes en el corazón del que hace el acto y produce la obra. Estas modalidades, que expresan la íntima personalidad del agente y no la realidad objetiva del acto o hecho, son las que constituyen el estilo.

Manuel García Morente1


A lo largo de la historia de la teoría de la traducción, numerosos teóricos se han hecho la misma pregunta: ¿es posible establecer una metodología para la verter el estilo particular de un autor en otra lengua? El primer intento serio –por ordenado y sistematizado– de responder a esta pregunta es el protagonizado por los lingüistas francófonos Jean Darbelnet y Jean-Paul Vinay a finales de los cincuenta, con la publicación de Comparative Stylisitcs of French and English: A Methodology for Translation (1958).

A pesar de tratarse de un estudio centrado en la traducción del francés al inglés, tal como anticipa su título, Comparative Stlylistics se ha convertido en un clásico de los estudios de traducción por su temprano intento de establecer una metodología para la traducción basada en los principios teóricos de la estilística comparada. En líneas generales, Darbelnet y Vinay distinguen entre traducción directa (o literal) y traducción oblicua, distinción que, para ellos, determina el procedimiento de traducción. Así, a veces será posible transponer el mensaje de la lengua de origen elemento a elemento en la lengua de destino mediante categorías o conceptos paralelos (método de traducción directa). En otras ocasiones, no obstante, puede resultar imposible transponer ciertos efectos estilísticos en la lengua de destino (o lengua meta) sin alterar el orden sintáctico, o incluso el léxico (métodos de traducción oblicuos). De acuerdo con esta distinción, Darbelnet y Vinay establecen hasta siete procedimientos de traducción: (1) transliteración; (2) préstamo-transferencia; (3) traducción literal; (4) transposición; (5) modulación; (6) equivalencia; y (7) adaptación, cuyo modo de aplicación describen a lo largo de su estudio. La mayoría de estos procedimientos y su terminología siguen utilizándose en los estudios de traducción.

En los sesenta, algunos teóricos, cómo el norteamericano Eugene Nida, creador de la Teoría de la Equivalencia Dinámica (o Equivalencia Funcional), se centran en el tipo de discurso y en la respuesta del lector:

Los estándares de aceptabilidad estilística para diversos tipos de discurso difieren radicalmente de un idioma a otro. Lo que es totalmente apropiado en español, por ejemplo, puede resultar prosa inaceptablemente preciosista en inglés, y la prosa inglesa que admiramos por su solemnidad y eficacia parece a menudo insípida y anodina en español. Muchos literatos españoles celebran la florida elegancia de su idioma, mientras que la mayoría de los ingleses prefieren el realismo audaz, la precisión y el movimiento. (109)

Esta voluntad de separar el estilo del significado ha sido duramente criticada por numerosos teóricos, entre los que cabe destacar al poeta y traductor francés Henri Meschonnic. En sus estudios, especial­­­mente centrados en la traducción de la poesía, Meschonnic afirma que significado y forma son homogéneos y, por tanto, indisociables. El texto es, para Meschonnic, una entidad completa que debe traducirse como un todo:

Traducir bajo el gobierno del signo induce a la esquizofrenia en la traducción. Un pseudo-realismo reclama que se traduzca únicamente el significado –a pesar de que el significado nunca esté solo; reclama la ilusión de una traducción natural y discreta; confina a la poesía y, de hecho, a todo acto literario a una noción de forma como residuo de lo que uno cree que es el significado, tomando, generalmente, la palabra como la unidad. […]

Sean cuales sean las lenguas de trabajo [lengua de origen y lengua de destino], sólo hay un origen: lo que el texto hace; sólo hay un destino: hacer en otra lengua lo que el texto hace. En eso consiste el realismo.

Para Meschonnic, el estilo es, pues, significado. Ya en los noventa, los académicos Basil Hatim e Ian Mason también criticarán la postura de Nida, argumentando que modificar el estilo en esos términos equivale a “negar el acceso del lector al mundo del texto de la lengua de origen” y dejar la puerta abierta a la adaptación. Hatim y Mason creen, como Meschnonnic, que la alteración de las peculiaridades estilísticas de la lengua de origen en beneficio de las convenciones estilísticas de la lengua de destino o lengua meta puede resultar en la alteración del significado.

En Translation Studies (1980), Susan Bassnett analiza detalladamente una serie de ejemplos extraídos de textos literarios con el propósito de mostrar de qué modo pueden surgir problemas de traducción específicos. Para Bassnett, el traductor de un texto en prosa debe, en primer lugar, determinar la función del sistema de la lengua de origen y, posteriormente, encontrar un sistema de la lengua de destino que vierta adecuadamente dicha función. Insiste, además, en la importancia de considerar el texto en prosa “como un todo y, al mismo tiempo, tener en mente las exigencias estilísticas y sintácticas de la lengua de destino”. (116)

En su libro Text Analysis in Translation (Análisis textual de la traducción, 1989),  Christiane Nord propone un modelo de análisis del texto de origen que considera aplicable a todo tipo de textos, incluidos los literarios. Su enfoque, al igual que su concepción del estilo, es claramente funcionalista:

El estilo de un texto se refiere a la manera en que la información se presenta al recipiente. El término no se utiliza aquí en un sentido evaluativo […]. Ni es entendido como medio para definir una “desviación” de la convención o la norma literaria o estilística, ya que esto significaría que puede haber textos “desprovistos de estilo” […]. Este concepto de estilo es puramente descriptivo. Se refiere a las características formales del texto, independientemente de si estas responden a normas y convenciones o están determinadas por la intención del emisor. En ambos casos, el estilo de un texto dice algo sobre el emisor y su actitud y envía ciertas pre-señales al recipiente respecto a cómo (por ejemplo, en qué función) debería ser recibido el texto. (83-84)

Aquí la palabra “función” es decisiva para entender la visión de Nord del concepto de estilo, ya que la terminología que utiliza se basa en la intención del autor y en la función que cualquier aspecto estilístico  pueda tener en el texto original. Según Nord, el recipiente/traductor debería tener un domino activo de patrones estilísticos (y de las funciones para las cuales se utilizan normalmente dichos patrones) tanto en la lengua de origen como en la de destino, “ya que esto permite al recipiente/traductor analizar la función de los elementos estilísticos utilizados en la lengua de origen y decidir cuáles pueden ser apropiados para conseguir la función final y cuáles deben ser cambiados o adaptados” (85).

Así, pues, intención y función determinan, según Nord,  si un determinado rasgo estilístico debería ser reproducido en el texto final y, en caso afirmativo, cómo debería producirse tal efecto. La interpretación temática y estilística que Nord hace del texto original se basa generalmente en la estructura tema-rema, la estructura de la frase y lo que Nord denomina la estructura “de relevo”, un concepto basado en la idea de que “la importancia, o el peso, que el autor otorga a una parte de la información se refleja en su elección de oraciones principales y subordinadas y sus correspondientes rasgos prosódicos y de entonación. (210)

En su obra Discourse and the Translator (1990), Hatim y Mason, además de reflexionar sobre la eterna dicotomía entre contenido y forma, abordan una cuestión crucial y muy debatida en la teoría de la traducción:

La forma de un texto de origen puede ser característica de las convenciones de la lengua de origen, pero sus variaciones respecto a las normas de la lengua de destino pueden ser tantas que verter dicha forma oscurecería inevitablemente el mensaje o el sentido del texto. Así que, ¿cómo, cuándo y en qué medida está justificado que el traductor se aleje del estilo? (8)

Para tratar de responder esta cuestión, Hatim y Mason proponen una nueva definición del término “estilo”, que entienden como el resultado de las elecciones motivadas del autor. Los efectos estilísticos son, pues, “atribuibles a las intenciones del productor del texto” y el traductor debe intentar recuperarlos. También definen estilo como el uso de un lenguaje particular en marcos particulares: “el traductor, como usuario del lenguaje en un marco que generalmente no es el del productor del texto de origen, debe ser capaz de juzgar el valor semiótico que dicho texto transmite mediante la selección de opciones estilísticas particulares”.(10) Hatim y Mason proponen, además, una serie de reglas que el traductor debe seguir al traducir un texto literario y que pueden resumirse, básicamente, en preservar el significado potencial del texto de origen, haciendo propio el intento del escritor de la lengua de origen.

Hatim y Mason explican el concepto de potencial de significado como el rango de posibles respuestas que el texto de origen debería preservar. En otras palabras, el traductor no debería “reducir el papel dinámico del lector” (11). Esta cuestión nos lleva a otro importante concepto en la teoría de la traducción del estilo, el concepto de “ambivalencia”, a veces también referido como “ambigüedad”. El término, definido por Darbelnet y Vinay en los cincuenta como “una propiedad de palabras que permite la expresión de dos perspectivas de significado distintas, bien sea en el sentido literal (movimiento), o en el sentido figurativo (intercambio, relación)” (338-339) incluye una expresión que permite reacciones y asociaciones alternativas. La ambivalencia es característica del lenguaje poético –y de los textos literarios, en general, y, consecuentemente, un recurso retórico muy problemático para los traductores literarios.

La última década del siglo xx está marcada por un cambio de paradigma en los estudios de traducción: el enfoque descriptivo (es decir, interesado en la traducción como producto, en su función y en los procesos que en ella intervienen) y orientado al metatexto (es decir, al sistema al que se traduce, target-oriented). Una de las afirmaciones fundamentales e inicialmente más controvertidas de Gideon Toury, teórico de la llamada Escuela de Tel Aviv y principal exponente de la rama de los estudios de traducción descriptiva,  es que la posición y la función de lo que se considera una traducción en una cultura dada están determinadas por la cultura meta (26) y que las traducciones son, en primer lugar, “hechos de las culturas meta” (29). Para Toury, la actividad del traductor está gobernada por un conjunto de normas que tienen una relevancia cultural en el marco de la cultura meta en la cual opera el traductor. El establecimiento de dichas normas y de las elecciones y las estrategias adoptadas por el traductor es el objetivo principal de los estudios de traducción descriptiva (53).

 

Enlaces relacionados

La traducción del estilo (Parte II: Teorías sobre la traducción del estilo, 2001-actualidad)

La traducción del estilo (Parte III: La visión del autor)

Notas

1Manuel García Morente, “¿Qué es el estilo?”, en Idea de la Hispanidad, Espasa-Calpe, 1938. Conferencias pronunciadas los días 1 y 2 de junio de 1938 en la Asociación de Amigos del Arte, de Buenos Aires.

Bibliografía

Baker, Mona: In Other Words: A Coursebook on Translation, Londres y Nueva York, Routledge, 1992.
—“Ethics of renarration”, entrevista con Andrew Chesterman, en Cultus 1(1): 10-33, 2009.
—Routledge Encyclopedia of Translation Studies. Londres: Routledge, 1998.
—“Towards a Methodology for Investigating the Style of a Literary Translator.” Target. 12.2 (2000): 241-266.

Bassnett, Susan: “Specific problems of literary translation: translating prose”, en Translation Studies, Londres, Routledge, 1988. Publicado por primera vez en 1980 por Methuen.

Hatim, Basil y Mason, Ian: Discourse and the Translator, Londres, Longman, 1990. También disponible en castellano: Teoría de la Traducción: Una aproximación al discurso, Ariel, 1995.

Meschonnic, Henri: ‘Propositions pour une poétique de la traduction’, Pour la poétique II. Paris, Gallimard, 1973. 305-316.

Nida, Eugene A.: Toward a Science of Translating with Special Reference to Principles and Procedures Involved in Bible Translating, Leiden, E. J. Brill, 1964.

Nord, Christiane: Text Analysis in Translation: Theory, Methodology and Didactic Application of a Model for Translation-Oriented Text Analysis. Trad. del alemán por Christiane Nord y Penelope Sparrow, Amsterdam, Rodopi, 1991.

Toury, Gideon: Descriptive Translation Studies And Beyond, John Benjamins, Amsterdam, 1995.

Vinay, Jean-Paul y Jean Darbelnet, Comparative Stlyistics of French and English: A Methodology for Translation. Trad. del francés por Juan C. Sager y M.J. Hamel. Amsterdam/Philadelphia 1995 (Benjamins Translation Library 11).

Anuncios

Acerca de El libro de las conjeturas

Traductora, correctora, lectora editorial y profesora de lengua extranjera. Translator, copy-editor/proofreader, publishers' reader and foreign language teacher. Übersetzerin, Korrektorin, Vorleserin und Fremdsprachlehrerin.

Un comentario »

  1. […] La traducción del estilo (Parte I: Teorías sobre la traducción del estilo, 2050-2000) […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s